Accueil Polychromies Secrètes
musée des Augustins
Mairie Toulouse
FrançaisEnglishEspañol

Nostre Dame de Grasse


Nostre Dame de Grasse, detalle,
tras restauración.

Foto : Daniel Martin
Escultura emblemática del museo des Augustins y de la ciudad de Toulouse, Nostre Dame de Grasse siempre ha sido objeto de un cariño muy especial por parte del público. Restaurarla, y de hecho modificar su aspecto, constituía una decisión de un alcance considerable. La impulsión finalmente provino de la obra en sí, cuyo estado de conservación era alarmante.

Signos de degradación evolutiva requerían una intervención rápida, pero ante todo era necesario analizar precisamente los fenómenos que causaban esta degradación. En esta perspectiva, un estudio previo completo era necesario. Juntó a numerosos expertos: historiadores del arte, conservadores y científicos del Centro de investigación y de restauración de los museos de Francia (C2RMF), restauradores especializados en la piedra y en la policromía de las esculturas. Este estudio suministraba además una oportunidad excepcional de completar el conocimiento de la obra y de su historia y conducía naturalmente, por fin, a la cuestión de una eventual restauración. Una comisión de reflexión fue constituida, compuesta de historiadores, de universitarios, de conservadores y de restauradores, a fin de asistir el museo en las decisiones, a menudo difíciles que tenga que tomar.

Esta restauración hoy en día concluida, permite redescubrir con un nuevo enfoque esta obra única y restituir al público el estado de los conocimientos sobre esta obra de arte que sigue conservando gran parte de misterio.


Si, en una fuga de fin del mundo, tuviera que llevarme una sola obra de arte, pintura o escultura, no me dejaría tentar por las más célebres, vistas y revistas cientos de veces con la misma delectación, une parte inferior del Sassetta, un Vermeer, un Manet, no, sin dudarlo, elegiría: Notre-Dame de Grâce. Hermosa, no le faltan rivales en el encantador arte marial del siglo XIV al siglo XVI. pero ninguna está tan cerca de mi corazón, tan unida a mi vida.

Philippe Ariès, « Notre-Dame de Toutes les Grâces »,
Le Nouvel Observateur, 23-29 de diciembre de 1983, p. 40.