Accueil Polychromies Secrètes
musée des Augustins
Mairie Toulouse
FrançaisEnglishEspañol

Las diferentes opciones de restauración

En el caso de una escultura como de una pintura, la restauración de una obra supone hoy en día una fase de estudio previo más o menos larga, a fin de tener un conocimiento muy preciso del estado exacto de la obra: extensión y naturaleza de los retoques posteriores a su creación; eventuales arrepentimientos (modificaciones de la intención original por el artista mismo); análisis de las causas de las degradaciones ocurridas…


Detalle de la técnica del trattegio en
el cuadro Les Saints honorés dans
l'ordre des Franciscains
,
Museo des Augustins.

Foto Daniel Martin.
Una vez en posesión de estos diferentes elementos, se plantea para el conservador la elección de la naturaleza de la intervención. ¿Hay que de-restaurar la obra a fin de aproximarse a un estado original perdido para siempre? ¿Qué grado elegir para la reintegración de las lagunas en una pintura o una policromía? ¿Se puede, se debe reconstituir tal o tal parte dañada? Preguntas que son objeto de debates a veces muy vivos que reúnen a conservadores, restauradores, universitarios y científicos en el seno de comisiones constituidas para la ocasión.

Entre las diferentes opciones posibles, optaremos, por la capa pictural:

> por una restauración ilusionista que supone numerosos retoques y tiende a dar la ilusión de que la obra está intacta ;

> por una restauración llamada semi-arqueológica, cuyo principio consiste en renunciar a colmar lagunas por retoques y dejar visible el estado de degradación de la obra, que forma parte de su historia.

En la mayoría de los casos, se opta por soluciones en función de cada caso y son objeto de compromiso como los retoques llamados discernibles de cerca pero integrados de lejos que pueden ser obtenidos mediante la técnica del tratteggio, red de trazos verticales y paralelos de tono puro, o la del puntillismo o del micropunto, yuxtaposición de puntos de color puro. De cerca, las lagunas voluntariamente dejadas aparentes quedan visibles, de lejos, los ojos del espectador reconstituyen la unidad de la obra.